TURISMO, DEPORTES Y DISTRACCIONES
 
Turismo (2010-2011)

 

Agrandar

 

La nueva industria del Caribe, particularmente en las islas del archipiélago, es la del turismo, en constante auge desde hace algunos años. El turismo ha sido el principal vector del crecimiento de la economía isleña hasta la crisis internacional de 2008.

En el continente, donde, en algunos países como en México, la industria turística está muy desarrollada, el número de turistas es mucho más importante que en las islas. Pero, en las islas grandes, la actividad turística está en continuo aumento y lógicamente, el número de turistas sigue incrementándose. Los destinos privilegiados por el turismo internacional en el archipiélago son: Puerto Rico, La República Dominicana y … Cuba que ya se sitúa por delante de Jamaica y de las Bahamas. Esta nueva jerarquía data del último decenio. Así, en 2011, los 353.000 habitantes de las Bahamas, que eran en los años de 1990 el principal destino turístico de la zona, acogieron 1,4 millones de turistas, pero en ese mismo año de 2011, los 9,5 millones de habitantes de la República Dominicana, que ha desarrollado una política de turismo de masas (centrada en Punta Cana, Puerto Plata, La Romana…) acogieron a 4,1 millones de turistas. Puerto Rico ilustra todavía más claramente la relación turismo/población con 4,8 millones de turistas para una población total de 3,7 millones de habitantes (1,1 millones de pasajeros de crucero y 3,7 millones de turistas).

El turismo se ha convertido en una actividad importante, que es incluso la primera, para algunas islas del Caribe. Jamaica, por ejemplo, tercer productor mundial de bauxita, pensaba en los años 60, fundamentar su independencia económica, en el desarrollo industrial, pero hoy por hoy, su principal industria es el turismo. El Caribe es en la actualidad, el primer destino mundial para los cruceros. El clima benigno, los paisajes, y la ausencia de conflictos armados en la zona, son sus principales atractivos. La mayor parte de la clientela procede de los Estados Unidos, y en menor proporción de Europa. Las Bahamas son el destino preferido con 3,5 millones de pasajeros de crucero; pero Puerto Rico, las Islas Vírgenes, Antigua y Barbuda son también destinos muy interesantes para ese tipo de turismo. Las inversiones orientadas hacia el sector turístico se han multiplicado, gracias a la presencia de grandes grupos internacionales que han realizado importantes inversiones en la zona.

La nueva masificación plantea numerosos problemas medioambientales, como lo son la gestión del agua potable y la no menos importante que plantea la eliminación de residuos. El importante volumen del turismo tiene también aspectos negativos que pueden fragilizar las economías y las sociedades. El turismo se desarrolla frecuentemente en paralelo con los servicios financieros: Anguila y las islas Vírgenes británicas son punteras en este segmento. El turismo que se practica hoy en las Antillas es esencialmente de playa, pero el turismo de crucero, que existe desde hace mucho tiempo, experimenta una importante reactivación. La cuenca del Caribe es el lugar óptimo para este tipo de actividades con escalas posibles a diario en las islas.

Cuba, que a finales del siglo XX, había sido lugar de vacaciones para los americanos, cuando todavía no existía el turismo de masas, no formaba parte del Caribe turístico, pero poco a poco, siguiendo el incremento del turismo en las otras islas de las Grandes Antillas, Cuba, cuyo patrimonio arquitectónico ha sido declarado patrimonio mundial, va recuperando el terreno perdido. Su actividad turística está en constante aumento y volverá a ocupar un puesto predominante en el conjunto caribeño.

Autor(a) : Pascal Buleon

Arriba