MIRADAS CRUZADAS
 
El "bucle Centro-Artibonito" de Haití
Mil millones de dólares para acabar con una región

El seísmo de enero de 2010 que devastó Puerto Príncipe y por tanto abatió la economía haitiana ya en mal estado, suscitó una conmoción y un impulso de solidaridad en el mundo entero. Poco tiempo después, surgieron muchas preocupaciones en cuanto a la utilización adecuada de los fondos, muy importantes a escala del país, que se habían gastado ya o que se tenían previstos. En materia de planificación, produjeron varios documentos con el fin de orientar las políticas sectoriales o transversales. Aquellos documentos carecen a menudo de un marco conceptual sobre el cual se podría asentar el estudios de los hechos. Esto conduce a veces a emitir recomendaciones precipitadas como lo fueron las operaciones de socorro, ellas también extravagantes. La ordenación del territorio y particularmente la descentralización es un sector prioritario. En efecto, la Constitución de 1987 exige una remodelación del espacio haitiano y supone también un cambio en la gestión del poder político a través de la creación de colectividades territoriales autónomas. Al respecto, el Comité interministerial de Ordenación del Territorio(CIAT) hizo dos documentos sobre el tema de la ordenación territorial. Uno se atañe a la totalidad del país, el otro sobre todo a los departamentos del centro y del Artibonito. El análisis de estos documentos suscita graves interrogaciones. 

Antes de empezar, conviene estudiar la misión del CIAT, comité creado en 2009.  

Esta instancia debe permitir la restauración del papel fundamental del Estado y legitimar su función en el territorio para avivar el proceso de descentralización e inventar los medios de ordenación del territorio adecuados a las realidades nacionales. 

www.ciat.gouv.ht 

Es oportuno insistir sobre: " inventar los medios de ordenación del territorio adecuados a las realidades nacionales.". Para ello, el CIAT reúne el despacho del Primer Ministro y seis ministerios, y es animado por un secretario técnico. 

Después del seísmo, gracias a un financiamiento del Banco Mundial, el CIAT publicaba: " Haití en el futuro: Objetivos y estrategias territoriales para la reconstrucción". El postulado de partida es el siguiente: " avivar la afición por la acción colectiva y por el bien común es uno de los desafíos de la reconstrucción" (CIAT, 2010a, p.5). Se trataría de transformar el desastre en oportunidad por medio de un " hilo conductor que une el mosaico de acciones que se concretizarán durante los próximos años" (CIAT, 2010a, p.5). El bucle Centro-Artibonito (CIAT,20120b) de los mismos autores, tiene esta primera reflexión en cuenta y aparece como la mejor ilustración de lo anterior, porque se supone que tendrá efectos locales por ser más concreta. 

La "bucle Centro-Artibonito" 

Se puede imaginar el "bucle centro- Artibonito" como si fuera un círculo a la manera de un "Randstad" haitiano. En Holanda, a la misma escala, más de 7 millones de habitantes se encuentran a lo largo de esta aglomeración lineal casi continua que rodea una extensa llanura agrícola.

CIAT, 2010a. p. 35  

También se hace referencia a la " Citta continuata" toscana. 

180 km de perímetro en los Países Bajos para 7,5 millones de habitantes, 350 km en Toscana para 3,6 millones de habitantes y 240 km en Haití para un potencial de 2 millones de habitantes, estas cifras expresan las escalas comparativas entre modelos similares cuyas culturas y potenciales se originan en sus especificidades geográficas. Sin buscar otras analogías, la idea que se expone, respecto a Haití, consiste en imaginar una alternativa económica y urbana a la proliferación anárquica de las grandes urbes.

CIAT, 2010a. p. 11 

El documento presenta los modelos europeos sin descripción ni análisis, y sin integrarlos, de ningún modo, en sus contextos. Sin embargo, valiéndose de estos modelos, el propósito no es sino " proponer un referencial de tamaño natural para la ordenación del territorio haitiano" (CIAT, 2010b, p.7) 

Agrandar


El " bucle Centro-Artibonito" reúne 14 municipios ubicados sobre 3 departamentos: El Artibonito, el Centro y el Norte. Los centros urbanos de diez de estos municipios se reparten a lo largod del perímetro, cuatro municipios están ubicados en el centro del territorio: Boucan Carré, Lascahobas y Saut-d'eau que se abren al Mirebalais, y Maissade a medio camino entre Hinche y Saint Michel de l'Attalaye. 

CIAT, 2010b,p.10  

 Los autores del documento nos presentan un territorio que se debe organizar según cuatro niveles: primero el hábitat rural diseminado, luego las poblaciones, después las villas y por fin el perímetro que formaría "una red urbana". Hablar de red urbana es hablar de coherencia interna y de fuertes relaciones cruzadas en el interior del espacio aludido. En realidad, uno de los principales desafíos del proyecto es " la organización, a partir de la actual situación, de una red de equipamientos compartidos concebidos a escala del territorio entero". Aquel proyecto no se diferencia mucho del enfoque tradicional que presenta el mundo rural haitiano como diseminado y en espera de estructuración. Pero, como lo subraya Anglade:  

La perspectiva de ordenación que se deriva de esta concepción, necesariamente preconizará modelos de reagrupación de la población en aglomeraciones que quedan por crear.

(....) Si el hábitat rural está realmente diseminado, ¿qué significado tienen las densidades de centenares de habitantes por cada kilómetro cuadrado en varias extensas regiones, la densidad media del mundo rural superior a 150 habitantes/km2, la densidad superior a 500 habitantes por cada kilómetro cultivado?

(...) El hábitat rural diseminado nunca existió en la tierra haitiana como modelo predominante.

Anglade. 1982.p 36  

Para concretizar la idea, sería preciso construir 80 km de carreteras principales, 143 km de carreteras secundarias y 800 km de carreteras rurales, para completar lo que ya existe o que ha obtenido un financiamiento. La construcción de dichas carreteras supondría una inversión de 535 millones de dólares US. Se proyectan otras infraestructuras por un importe de otros 214 millones de dólares. Estos costes no incluyen los gastos indirectos como el mantenimiento de las infraestructuras. Se trata entonces de inversiones públicas de aproximadamente mil millones de dólares. Para Haití es una inversión cuantiosa. Los ciudadanos tienen derecho a exigir una rentabilidad óptima de estos fondos. ¿Cómo se podría alcanzar esta rentabilidad si, ya en el inicio, hay una confusión sobre el objeto de la transformación, si los modelos no son pertinentes?  

Modelos muy alejados de la realidad regional 

La "Randstad" es una megalópolis de más de 7 millones de habitantes, una de las más importantes en Europa. Agrupa las cuatro ciudades más importantes de los Países Bajos (Amsterdam, Rotterdam, La Haya y Utrecht) cuyos suburbios se añaden para formar una única aglomeración urbana de densidad variable. Este conjunto incluye un importante puerto europeo, Amsterdam, que fue clasificado 4º aglomeración de Europa por su valor central (Rozenblat 2006).

Se ve que la "Randstad", que es una megalópolis, de ninguna manera puede servir de modelo a " una alternativa a la concentración de los hombres en las grandes metrópolis" (CIAT 20120b, p.11).

Por su parte, la región italiana de Toscana cuenta con 3,5 millones de almas sobre 23 000 km2 ( casi tanto como en Haití) entre las cuales 2,8 millones de población urbana. Incluye la aglomeración de Florencia, con más de un millón de habitantes, que es la quinta aglomeración por su población y la tercera por su valor central en el importante país de 60 millones de habitantes que resulta ser Italia. 

Agrandar

¿Cuál es la realidad del " bucle Centro-Artibonito"? Los autores se han cuidado de mencionar únicamente la población total de los dichos espacios, mezclando poblaciones urbanas y rurales, y se refieren en sus comparaciones a una supuesta población potencial de 2 millones de habitantes. En realidad, la población del "bucle Centro-Artibonito" se acerca a 1 millón de habitantes, 3 veces menos que Toscana y 6 veces menos que la "Randstad". Y más importante aún, este "bucle" no reúne sino 4 ciudades de 4º nivel en la clasificación haitiana de las ciudades, 9 ciudades de 5º nivel y 2 aldeas de menos de 5000 habitantes1. La población urbana de la "boucle" es de 225 000 habitantes, menos en suma que la ciudad vecina de Gonaives, 12 veces menos que la población urbana de Toscana, 29 veces menos que la "Randstad". La zona urbana de más importancia es la "Petite Rivière del Artibonite" con 35 000 habitante, o sea 37 veces menos que Florencia, 63 veces menos que Amsterdam, 7 veces menos que Gonaives clasificada en el 14º rango de las ciudades haitianas. Por si fuera poco, conviene ser prudente cuando se habla de hinterland con respecto a las pequeñas ciudades y aldeas de Haití, puesto que aquellos centros comparten su influencia con los mercados públicos del campo. 

El cuadro 1 permite una comparación rápida entre los dos modelos haitianos y el ejemplo haitiano. 

Cuadro 1 : Modelos europeos y " bucle Centro-Artibonito" 
 

Randstad

Región de Toscana

"BoucleCentre-Artibonite

Población total

7 100 000 b

3 600 000 c

1 100 000 a

Población urbana

6 600 000 b

2 800 000 c

225 000 a

Centro principal- población (métro.)- rango urbano nacional

Amsterdam2 200 000 d1er

Florencia1 300  000 d5e

Pte Rivière. Artibonite35 000 a14e

País- población total- población urbana

Países Bajos16 800 000 f13 900 000 g

Italia60 000 000 f40 800 000 g

Haití9 900 000 a4 700 000 a 

a. IHSI, 2009 — b. http://www.randstadregion.eu/publish/library/1321/randstadmonitor_mini_versie_ engels_2010_def_lr.pdf. — c. Crosta, 2005, p. 10. — d. http://www.iamsterdam.com/en/visiting/tourist information/aboutamsterdam/factsandfigures. — e. Boix, 2009, p. 17. — f. http://www.statistiques-mondiales.com/population.htm. — g. http://www.statistiques-mondiales.com/population_urbaine.htm.

  ¿ De dónde viene la fácil idea de pegar de manera mecánica un modelo matemático tan

alejado del caso tratado? Y además sin consideración alguna de lo que es el espacio Centro- Artibonito, lo que aleja aún más el modelo de la realidad. 

La hipótesis de un "bucle" es inadecuada por varias razones:

  • No toma en cuenta las ciudades más importantes de la región (Gonaives y St- Marc)
  • Forma una red desequilibrada de centros urbanos que excluye las ciudades de nivel 2 y 3, tiene en exceso ciudades de nivel 4 (4 de los 6 centros de la región, o sea 67%), cuenta con un número normal de centros de nivel 5 ( 9 de los 17 centros de la región, o sea 53%) y se revela incoherente en cuanto a las aldeas de nivel 6 (2 de los 15 aldeas de la región, o sea 13%).
  • Excluye los mercados públicos más importantes de la región ( Pont-Sondé y Estère) así como la zona de Belladère donde hay la concentración más importante de grandes mercados.
  • Sólo incluye 4 de los 12 mercados de primer nivel.
  • Da lugar a la absurda propuesta de exigir que el interior, a los efectos procedentes, articule los polos. En efecto, no sólo deja de lado a los principales centros, sino que no agrupa más del 30% de la población urbana de la región añadida al 55% de la población rural y cuenta con sólo el 33% de los mercados públicos de primer nivel.

       El cuadro 2 permite comparar la totalidad de la región Centro-Artibonito con el territorio del "bucle".   

Cuadro 2 : La región Centro-Artibonito y el "bucle*" 
 

Región Centro-Artibonito

 "Bucle" Centro-Artibonito  

   

Número bruto

 % región 

Población rural

1 556 199

850 545

55 % 

Población urbana

756 835

225 591

30 % 

Población total

2 313 034

1 076 136

 47 % 

Centros urbanos de 2º nivel

1

0

0 % 

Centros urbanos de 3º nivel 

1

0

0 %

Centros urbanos de 4ºnivel 

6

4

67 %

Centros urbanos de 5º nivel 

17

9

53  %

Centros urbanos de 6º nivel 

15

2

13  %

Mercados de 1º nivel 

12

4

33 %

 * a partir de IHSI (2009), excepto los mercados calculados a partir de Lagra (1975) 

Cuando se examina más detalladamente el proyecto de "bucle", se deja ver que su concepción carece de realismo. ¿ Cómo imaginar por ejemplo que un agente económico racional residente en St - Raphael, a 47 km de Cap Haitien, ciudad de 300 000 habitantes, vaya a buscar servicios en Desarmes, localidad de menos de 10 000 habitantes situada a 98 km (ver el mapa)? Más aún, ¿cómo esperar que Mirebalais, a 61 km de la zona metropolitana de Puerto Príncipe con sus 2 millones de habitantes, pueda tener relaciones sustanciales con una ciudad de 16 000 habitantes como St- Raphael ubicado a 99 km? El área de atracción de Desarmes sobre St- Raphael está cubierto por él de Cap- haitien. Esperar que St- Raphael atraiga obviamente a Mirebalais es tan extravagante como querer que el globo gire alrededor de la tercera luna de Júpiter.  

Pistas para la ordenación de la región Centro-Artibonito 

Un plan correcto de ordenación del territorio no se puede concebir sin la participación activa de los diferentes actores implicados. Tampoco se debería fomentar sin un plan nacional de referencia que tomaría en cuenta tanto la red actual de mercados como la de las ciudades existentes. Actualmente, sólo se pueden definir las grandes líneas y algunas oportunidades y condicionantes. 

La región "Centro- Artibonito" consta de los departamentos haitianos de Artibonito y del Centro además de los municipios de Pignon y St Raphael que pertenecen al departamento del Norte. Cuenta con 2,3 millones de habitantes entre los cuales la tercera parte vive en el ámbito urbano. Al norte, la bordea un conjunto montañoso formado por los Macizos del Norte y de Tierra Nueva. Al sur, la deslinda otro conjunto formado por la "Chaine des Matheux" y las Montañas de "Trou d'eau". En medio de estos conjuntos se halla el macizo de "Montañas Negras". Las formaciones montañosas originan una importante red hidrográfica en la que se destaca principalmente el río Artibonito y sus afluentes. En estos conjuntos montañosos se encastran, por una parte la Meseta Central y por otra parte el valle del Artibonito que son las dos zonas del país con más potencial agrícola. 

La red urbana

La red urbana de la región se compone de dos importantes ciudades secundarias: Gonaïves y St Marc con respectivas poblaciones de 229 000 y 123 000 habitantes, y que son las 3º y 4º ciudades haitianas más pobladas (IHSI,2009). Gonaïves es una ciudad de nivel 2, mientras St Marc es de nivel 3. Luego hay 6 ciudades de nivel 4, 17 de nivel 5 y 15 aldeas de nivel 6. La red urbana se sitúa en totalidad en la llanura y en el valle del Artibonito y en la Meseta central. Los centros urbanos más importantes están ubicados río abajo y su importancia va disminuyendo río arriba. 

Cabe subrayar que el eje Gonaïve/St-Marc reúne en 59 km una población urbana de 398 000 habitantes, o sea el 53% de la población urbana de la región, mientras que el " bucle Centro-Artibonito" cuenta con sólo el 30% de la misma población en 240 km. Por consiguiente, es evidente que el desarrollo de la región debe apoyarse, ante todo, sobre el refuerzo de aquel eje y su conexión con una red urbana dirigida hacia la Meseta central.

El eje Gonaïves/ St-Marc es insoslayable. Es el único polo de la región que pueda pretender tener una dimensión metropolitana con una población urbana repartida en el eje que alcanzaría el millón de habitantes dentro de 15 años gracias a su actual tasa anual de crecimiento espontánea de 5,8% (IHSI 2003 y IHSI 2009). Existe el riesgo que estalle esta tasa a causa del importante desarrollo de las infraestructuras centrales. Esta conurbación debería ser indiscutiblemente la segunda zona urbana del país, delante de Cap-Haitien. 

Para la articulación de la región, es conveniente tomar en cuenta dos centros secundarios para apoyar el potencial polo metropolitano del eje Gonaïves/ St-Marc. Se trata de Hinche ubicada en plena Meseta Central y de la zona de Belladère, bien provista de mercados importantes y principal interfaz entre la región y la República Dominicana. 

Para garantizar su posición central, la potente conurbación Gonaïve/St-Marc debería ser desarrollada de manera volontarista a partir de Pont- Sondé hacia la Meseta Central. Además de la carretera Gonaïve/St-Marc, se debería dar una importancia prioritaria a la carretera general Pont-Sondé / Mirebalais y a la de Mirebalais hacia Hinche y Belladère.   

Los mercados públicos 

Sin embargo, no basta con tomar en cuenta la red urbana para concebir un plan de ordenación de óptimo rendimiento para la región. Más que otra región del país, el "Centro-Artibonito" concretiza la dualidad espacial de Haití. Esta dualidad es hija de la contradicción heredada de las luchas para la libertad de los esclavos y la independencia.

Por un lado, hay una sociedad neocolonial que, según la fórmula de Anglade, instituye "redes de retenciones" y por otro lado, una sociedad de cimarrones que genera núcleos de resistencia (Anglade, 1982,p. 9). Dos tipos de lugares centrales articulan este espacio del punto de vista económico: por un lado las ciudades y por otro los mercados públicos. Estos dos tipos de organización del territorio están en contradicción y a la vez asociados (Tardieu, 1986). También existe una problemática de género ligada a esta contradicción: el poder lo tienen los hombres en la red de ciudades y las mujeres en la red de mercados. Un plan de ordenación que desconozca esta realidad corre el peligro de provocar efectos perversos, y hasta un empobrecimiento que resultaría de la degradación del medio ambiente natural y del entorno social. Intervenciones centradas únicamente en la estructura urbana resultan ser una opción capaz de acarrear lamentables consecuencias. El peligro de tal enfoque está documentado. 

Los mercados centrales de Haití tienen un valor central, a tal punto que Anglade les califica como " núcleos urbanos cuya animación periódica reúne, ciertos días, a miles de personas en un espacio que está vacío el resto del tiempo" (Anglade, 1982, p. 37). Anglade va más lejos: 

"Nuestro trabajo, pronto nos puso ante la evidencia de que cada grupo social tenía una experiencia y una percepción diferente de los elementos del paisaje, elaboradas a partir de su propia práctica del entorno, a imagen de aquellos campesinos boat people de las Bahamas que veían los solos mercados como nudos, hasta considerar la capital como una concentración de veinticinco mercados, lo que es desde luego."

Anglade, 1982, p. 10  

La lectura del cuadro 3, elaborado a partir de datos relativos a 5 sub-cuencas vertientes del río Artibonito ilustra los efectos de las dos estructuras mencionadas arriba sobre el medio ambiente de la región en el estado actual de los hechos:

  • Más la sub-cuenca viene ligada a los mercados rurales, más los indices de potencialidad económica son altos.

  • Más está la sub-cuenca ligada a una estructura urbana, más los indices de bloqueo son altos.

                      Cuadro 3: Lugares centrales y potencial económico en el departamento del Centro  
  Gravita alredador de Indices de bloqueo Indices de potencial economico y social
Sub cuenca Ciudad

Mercados

rurales

% de familias utilizando la usura como principal fuente de financiamiento para plantar

% de familias

duenas de una hacha

Valor venal

del ganado

% de oficiosno agricolas

% empresarios potenciales

"patronos"

Thomonde X   25 % 23 % 137 $ 17 % 5 %
Félician X   13 % 16 % 199 $ 16 % 6 %
Cange   X 12 % 12 % 154 $ 5 % 4 %
Rio-Frio      X 4 % 11 % 169 $ 22 % 8 %
Fond-Bleu   X 3 % 6 % 227 $ 44 % 13 %
Tardieu, 1996. 

Entonces, resulta my importante examinar la red de los mercados del "Centre-Artibonite". La región dispone de 14 mercados de primer nivel2, entre los cuales sólo 4 se sitúan en la "boucle". Pont-Sondé y L'Estère se destacan como dos de los más importantes mercados de Haití. También hay 12 mercados de segundo nivel y sesenta de nivel inferior.

Agrandar

Los mercados están más diseminados que las ciudades. Sin embargo todos están ubicados cerca de los ríos. Dos zonas llaman la atención: primero el eje Gonaïves/ St-Marc en él que se sitúan Pont-Sondé y l'Estère y segundo la zona fronteriza de Belladère al sureste del lago Péligre en las montañas de Trou d'Eau, que cuenta con 5 de los 14 mercados de primer nivel y 4 de los mercados de segundo nivel. 

El eje Gonaïves/ St-Marc presenta entonces otro interés de primera importancia. Puede, con la presencia de Pont-Sondé y l'Estère, originar una nueva dinámica que tome en cuenta a la vez la estructura urbana y la de los mercados y así reconciliar el espacio haitiano consigo mismo.

Un modelo de base que deje de lado las fracturas formal/informal, ciudades/mercados, debe tomar en cuenta las nuevas funciones de los agentes implicados, entre muchas, en la estructura urbana y en la de los mercados. Aquellos agentes, no sólo tienen que ser actores de la planificación del desarrollo y de la organización del espacio, sino que deben también ejercitarse a llevar actividades que desconocen. Conviene insistir sobre el caso de las mujeres, quienes son las que dan vida a los mercados. En general, como tienen menos instrucción que los hombres y por eso son menos aptas para comprometerse en una transformación súbita de sus funciones, una modernización apresurada corre peligro de marginarlas. En tal caso sería pertinente prever actos de discriminación positiva. En todo caso, todo debe ser hecho para que los agentes que operan en la actualidad guarden una posición equivalente mientras evolucionan las situaciones.  

La zonificación

Sin embargo, una intervención importante en la región supone una reglamentación en cuanto a la zonificación del territorio. En efecto, la región "Centro-Artibonito" comprende la llanura y el valle del Artibonito y también la Meseta central. Se trata de una de las más importantes reservas de tierras agrícolas de Haití. Esta reserva es una de las bases del desarrollo económico de la región. Merece ser preservada de dos amenazas evidentes. 

Primero, la explotación anárquica de las tierras empinadas situadas río arriba aumenta el riesgo de daños de agua e hipoteca la explotación de este recurso. Los cultivos escardados en las fuertes vertientes rejuvenecen las tierras yermas. No penetra el agua en el suelo y aumenta la escorrentía hasta poner en peligro las cosechas y las infraestructuras río abajo cada vez que cae un aguacero. En el código rural hay disposiciones que, al ser aplicadas, garantizarían un desarrollo sostenible. La zonificación prevista por la ley en materia de preservación de las tierras, revisada si fuera necesario, debe ser aplicada sin vacilaciones.

El desarrollo urbano es también una amenaza para las tierras agrícolas. Será preciso evitar lo que ocurre en la zona metropolitana de Puerto Príncipe donde no sólo se perdió para siempre graneros como la llanura de Cul de Sac sino también donde la extensión urbana desenfrenada origina dificultades a veces insalvables en materia de ordenación del territorio. Se debe estudiar, legislar y aplicar la zonificación agrícola, industrial, comercial, turística y residencial con minuciosidad a fin de permitir un crecimiento económico rápido y sin dificultades.  

Conclusión 

Aparece claramente que si los considerables importes pedidos por el CIAT para la constitución del "bucle Centro-Artibonito" fueran pagadas, tendrían como efecto la desmembración de la región "Centro-Artibonito". Debilitarían los polos más prometedores del desarrollo, tanto en la estructura urbana como en la de los mercados. En todo caso, no se puede concebir una ordenación adecuada sin una reflexión teórica aguzada que permita imaginar intervenciones realistas y bien pensadas. Es necesario volar a gran altura para poder observar la belleza del paisaje que hay que construir y apreciarlo para concebirlo a partir de sus propios recursos. Además, replantear el tema del espacio haitiano sin considerar a los actores que hicieron que existiera el país, en este caso preciso, a las mujeres que animan los mercados rurales, es rechazar el espíritu de la Constitución haitiana de 1987 que, principalmente, requiere más equidad: equidad geográfica (descentralización), equidad social (justicia social), y también equidad de género.

Tiene Haití demasiadas necesidades para aceptar que mil millones de dólares americanos destinadas a la mejora su destino, no sólo sean malgastadas en intervenciones mal concebidas sino que sirvan además a destruir los pocos recursos que le quedan. 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1 Consideramos que pertenece al primer nivel la zona metropolitana de Puerto Príncipe (más de 2 000 000 habitantes), al segundo nivel las ciudades de más de 200 000 habitantes (Cap y Gonaives), al tercer nivel las que superan los 50 000 habitantes (ex: St Marc), al cuarto nivel las que tienen entre 22 000 y 50 000 habitantes (ex: Petite Rivière de l'Artibonite), y al quinto nivel las que tienen entre 5 000 y 22 000 habitantes.

Las aldeas de menos de 5 000 habitantes pueden ser clasificadas en un nivel 6. Se elabora esta categorización a partir de los umbrales de ruptura en la curva de la ley rango-tamaño. La repartición corresponde casi exactamente al principio de mercado de Christaller (k=3) 

2 El índice para conocer el nivel del mercado es el número de visitantes el día más concurrido (los datos provienen de Lagra, 1975). El mercado de nivel 1 recibe más de 2 500 visitantes, él de nivel 2 recibe entre 1 500 y 2 500 visitantes y él de nivel 3 menos de 1 500. 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 

Bibliografía 

Anglade G., 1982, Atlas critique d'Haïti. Montréal, ERCE & CRC. 

Bernardin E. A., 1999, "La planification régionale en Haïti", Cybergeo : http://cybergeo.revues.org, n° 84, 16 mars 1999. 

Blot E., Noël M.-A., Pierre Y.-F., Tardieu C., Tardieu Ch., Tardieu J.-F., 1988, Étude socio-économique de cinq sous-bassins du Plateau Central, Port-au-Prince, OEA/CDRH. 

Boix R., Veneri P., 2009, "Metropolitan Areas in Spain and Italy", IERMB Working Paper in Economics, nº 09.01, March 2009, Barcelone, Institut d'Estudis Regionals i Metropolitans de Barcelona. 

CIAT, 2010a, Haïti demain : Objectifs et stratégies territoriales pour la reconstruction, Port-au-Prince, CIAT. 

CIAT, 2010b, Haïti demain : Boucle Centre-Artibonite, Port-au-Prince, CIAT. 

Crosta N., 2005, Politiques territorialisées de développement rural ; étude de cas : Toscane (Italie). OCDE. 

IHSI, 2003, Recensement Général de la Population et de l'Habitat (RGPH -2003), Port-au-Prince. 

IHSI, 2009, Population totale, population de 18 ans et plus, ménages et densités estimes en 2009, Port-au-Prince. 

Lagra et al, 1975, Les marchés publics d'Haïti., Port-au- Prince, IICA. 

Rozenblat C., Cicille P., 2006, Les villes européennes : Analyse comparative, Montpellier, UMR ESPACE CNRS 6012 - Université Montpellier III. 

Tardieu J.-F., 1986, Entre Bords-de-mer et Marchés-ruraux., Port-au-Prince, Areytos. 

Tardieu J.-F., 1996, Rapport intérimaire aménagement du territoire, Port-au-Prince, Ministère de l'Environnement.

 

Autor(a) : Jean-François Tardieu
Traducción :  : Alfred Regy

Arriba